En un momento de tal incertidumbre y debido a las restricciones de movilidad, somos muchos los que no podremos disfrutar de nuestras segundas residencias. Pero no por ello, es necesario pagar de más en la factura de la luz.

A continuación, queremos darte algunos consejos que podrás poner en práctica en tu vivienda y que te ayudarán a ahorrar a final de mes, es importante que sepas que estos consejos son aplicables tanto para aquellos que tienen la fortuna de poder ir a su segunda residencia como a los que no han tenido tanta suerte

¿Cómo ahorrar luz en mi segunda residencia?

  • Mantén apagado el cuadro eléctrico de la casa, con esto, eliminaremos por completo el consumo fantasma de los aparatos en “stand by”, y evitaremos posibles daños, en caso de incidentes eléctricos.
  • Realiza un cálculo de la potencia que realmente necesitas, y descubre si tienes contratada una potencia superior a la que tu vivienda requiere, de ser así, al disminuir tu potencia, tu factura se verá reducida automáticamente. Si lo prefieres también puedes solicitar asesoramiento personalizado y un estudio de potencia gratuito en tu oficina CHC Energía.
  • Asegúrate de aislar la vivienda, cerrando, ventajas, puertas y persianas antes de marcharte. Con esto evitaremos que la casa alcance temperaturas extremas, que tengamos que revertir cuando lleguemos, usando más electricidad de la necesaria.
  • Elige una tarifa con descuento en el término fijo o término de potencia. Este concepto hace referencia a aquel coste que se mantiene inamovible en tu factura, hagas o no uso de la luz.
  • ¡Pásate a nuestro Plan Confianza Dúo y empieza a ahorrar desde hoy!