La potencia eléctrica que tenemos contratada se refleja en nuestra factura de luz, y es importante elegir la que más nos conviene en función de nuestras necesidades reales, de esta manera pagaríamos exclusivamente por la energía que necesitamos y evitaríamos posibles incidencias en nuestro día a día. La clave está en “no pasarse” y “no quedarse corto”.

Desde CHC Energía queremos ayudarte a descubrir si tu potencia eléctrica contratada es la adecuada, a calcularla y asesorarte en la búsqueda de la mejor opción para tu bienestar y ahorro.

Cómo saber qué potencia eléctrica tengo contratada

Conocer qué potencia de luz tenemos contratada será el primer paso para saber si es la adecuada o si necesitamos aumentarla o disminuirla. Como ya sabemos, la potencia contratada limita el número de aparatos que podemos conectar de manera simultánea a la red eléctrica de un inmueble sin que salte el Interruptor de Control de Potencia (ICP). A mayor potencia, mayor será el número de aparatos eléctricos que podrás encender al mismo tiempo, pero también, mayor será el coste.

Podemos conocer cuál es nuestra potencia eléctrica contratada consultando una de nuestras facturas de luz, ya que es un concepto que debe aparecer de manera obligatoria en el recibo y vendrá expresada en kiloWatios (kW)

¿Tengo más potencia contratada de la que necesito?

Para conocer si tenemos más potencia eléctrica de la que verdaderamente necesitamos, existe un método casero que nunca falla, la técnica de prueba y error que consiste en encender absolutamente todos los aparatos eléctricos de forma simultánea para ver si salta el ICP (lo que llamamos comúnmente como “plomos”). Si el ICP aguanta, significa que tenemos una potencia contratada mayor a la que necesitamos, es decir, estás pagando por un exceso de kW que no necesitas. En este caso podrías valorar reducirla y así ahorrar en tu factura de la luz.